Relaciones de pareja

Qué hacer si tu pareja no quiere sexo

By  | 

 

Antes de empezar decirte que estos tips valen tanto si eres hombre como si eres mujer, sea tu relación heterosexual, homosexual o pamsexual o de otra índole.

1. no te enfades

Si te enfadas con tu pareja, solo conseguirás que se meta más y más en su caparazón. Si te enfadas bloqueas la comunicación, ya que tu pareja se sentirá ofendida o incomprendida, quizás enfadada, ya que no es su obligación estar disponible todo el tiempo. Para no enfadarte, piensa que tú tampoco quieres sexo todo el tiempo y si tu pareja te lo propusiera cuando, por ejemplo estas muy cansada o cansado, o después de un mal día, tú tampoco querrías.

Si muestras comprensión y le dices que no pasa nada, quizás verás asomar una sonrisa en su rostro, o quizás simplemente estarás abriendo la puerta al diálogo. Trata a tu pareja con cariño y respétala. Esta muestra de amor puede hacer hasta que cambie de opinión… y si cambia de opinión, no la rechaces de malas maneras o le digas “ahora te aguantas”, así solo conseguirás crear un bucle. Uno de los dos tiene que dejar que su ego ceda ante el otro. Piensa en el objetivo, ¿quieres sexo o quieres reñir? Mantente fiel a tu objetivo..

2. no preguntes por qué en ese momento, espera un día

Si le preguntas por qué en ese momento, te dirá cualquier excusa o se inventará algo, porque se sentirá estresada o estresado, como entre la espada y la pared. Si en cambio, esperas al día siguiente, buscas un momento de intimidad, cuando ambos tengáis tiempo, por ejemplo después de comer mientras tomáis el café. Entonces, con mucho tacto, se lo comentas. Procura hablar desde el punto de vista de lo que has sentido y no acusando a tu pareja de esto y aquello. En vez de decirle “No quieres sexo y eso me molesta, ¿qué te pasa?”, puedes decirle “Ayer me sentí… (rechazado, no querido, sensible, depende de cómo te sentiste)… cuando no quisiste sexo, ¿quieres hablar de ello?”. Si te dice que no, respétalo o respétala, ya que puede que sea una persona reservada y que la cosa no tenga importancia, no quieras hacer una montaña de un grano de arena. Si te explica qué le pasa, bajo ningún concepto la ridiculices o lo ridiculices, ni te enfades, te está abriendo su corazón, escúchalo o escúchala y procura no juzgar (si quieres dejar de juzgar en tu vida, te recomiendo mis vídeos sobre mindfulness). No quieras decir lo que piensas al respecto demasiado deprisa, deja que hable tu pareja, no la interrumpas, espera a que se calle para decir lo que piensas y actúa desde el afecto y la comprensión, nunca desde la ofensa o el despecho. Siempre te dará mejores resultados ser comprensivo y cariñoso, aunque por ello tengas que morderte la lengua, porque lo que quieres es diluir tensiones, no crear tensiones nuevas, sé humilde, sé buena persona, sé amoroso, tu pareja aprenderá a tratarte igual porque tendrá un buen ejemplo, tú mismo. Y si alguno de los dos no respeta o no quiere al otro, es otra historia muy diferente, y lo hablaremos en otro vídeo.

3. observa a tu pareja

Durante los siguientes tres días sé más sensible a los movimientos, expresiones y comentarios de tu pareja, simplemente obsérvala y muéstrate atento o atenta, así quizás puedas atar algún cabo. Si ves que tu pareja está estresado o estresada por el trabajo o por algún aspecto de vuestra vida en común, como los hijos, por ejemplo. Entonces muestra comprensión y afecto, ayúdale con las bolsas de la compra, baja la basura sin que te lo pida, ten pequeños detalles, pero no empalagues, nada de acosarla o acosarlo por  whassap con frases del tipo “Hola mi amor, cómo estás mi amor, me quieres mi amor, pero cuánto me quieres mi amor, por qué no respondes mi amor…”, porque lo único que conseguirás es agobiar y parecer desesperado o desesperada y además no estarás haciendo nada práctico. Por ejemplo, hacer la cena sin ensuciar la cocina o bajar la basura o sacar al perro aunque no te toque, son acciones que sí significan algo, las palabras se las lleva el viento, recuerda. Mejor, ten pequeños detalles, coquetea… si respondió al punto 2, piensa en qué es lo que realmente necesita según lo que te dijo y hazlo, con estilo, como si fuera por casualidad, como si te saliera natural hacerlo, sin intereses ocultos solo porque la quieres o lo quieres. Estarás creando un buen ambiente entre ambos, porque al preocuparte por tu pareja y sus necesidades, haces que la otra persona se sienta agradecida y tienda a un acercamiento entre los dos.

4. crea un plan para esa semana

¿Por qué no sacar la artillería? Si tu pareja no quiso sexo, vas a conseguir que se derrita ante tu presencia. Si ya has hecho lo que te dije en los puntos anteriores, puedes empezar a coquetear con tu pareja, hazlo de manera sutil. Disfruta de una mirada por la mañana un poco más picarona de lo normal, haz juegos de palabras con sentido erótico, analogías con sentido sexual, pero sin que suene vulgar, algo chistoso, que haga sonreír a tu pareja. Dile lo guapo o guapa que está y no tengas reparos en mostrar tus deseos, sin olvidar el estado de ánimo de tu pareja, que sea acorde a la situación, hazlo cuando esté relajada. Durante unos días da muestras de coquetería y prepara una velada apasionante en la que los dos lo pasaréis genial. Recuerda que hay muchos tipos de sexo y hay que adaptarse a la pasión de cada cual, en otro vídeo hablaré del tema.

Para ayudarte, busca un referente, un modelo, puedes servirte del cine, no hace falta que cambies, solo fíjate en cómo actúan los seductores y seductoras del cine (no hablo del cine porno, sino del cine tipo Hollywood), analiza a esos seductores y seductoras de la tele y mira a ver qué puedes aprender de ellos, solo es una sugerencia, no te presentes al día siguiente con gabardina a lo James Bond, o sí, haz lo que quieras.


No importan los errores que hayas cometido hasta día de hoy, tienes la oportunidad de empezar a comportarte con inteligencia emocional desde este preciso instante, te proporcionará muchos beneficios. Si quieres descubrir los beneficios de la inteligencia emocional te recomiendo este vídeo… y si quieres seguir aprendiendo sobre el tema conmigo, te invito a que te suscribas a mi canal de youtube.

Fundadora y editora de Emociones Básicas.