Orígenes y evolución de la Inteligencia Emocional

¿Qué es la Inteligencia Emocional?  

 La American Psichologiccal Association define la inteligencia como “la capacidad de poner en marcha las funciones intelectuales que permitan comprender y utilizar los procesos necesarios (asociación, memoria, imaginación, entendimiento, conciencia, razón) para adaptarse al entorno, aprender de la experiencia y superar los obstáculos.”

Para llegar a la definición actual de Inteligencia Emocional el concepto ha pasado por diferentes enfoques:


ENFOQUE PSICOMÉTRICO:
• Es el enfoque de la medición
• Tiene en cuenta las diferencias individuales
• Asigna un valor numérico a las características de cada persona


ENFOQUE COGNITIVO
• Tiene interés en estudiar cómo las personas entienden el mundo que les rodea, cómo procesamos la información
• Pone especial atención en cómo los pensamientos influyen en la acción de la persona


El enfoque psicométrico argumenta que las personas podrán o no afrontar las situaciones en función de factores inalterables. El enfoque cognitivo argumenta que el educador tendrá como objetivo crear o modificar la forma de pensar del alumno para provocar en él la apertura al conocimiento.

La aplicación de los modelos conductistas y psicométricos del aprendizaje no funcionaron en el ámbito educativo, al menos parcialmente. Esta orientación ineficaz estimuló a Howard Gardner a hacer un cambio de enfoque: pasar de la perspectiva de una persona pasiva a la de una persona activa.

La teoría de las inteligencias múltiples de H. Gardner (1995) , afirma que la mente de las personas puede desarrollar diferentes realidades mentales y usarlas de forma diferente en función de los contextos situacionales.

gardner

Gardner define la Inteligencia Emocional como “un potencial psicobiológico para resolver problemas o crear nuevos productos que tienen valor en su contexto cultural”. Gardner, sin negar el integrante genético, convierte la inteligencia en una capacidad y, por lo tanto, en una habilidad desarrollable.

La propuesta de Gardner dirige el concepto a la “adaptabilidad”, “flexibilidad” y “capacidad de desarrollo”. En este sentido, también es reseñable el trabajo de Robert Sternberg que habla de de Inteligencia Exitosa y la define como “la combinación de habilidades analíticas, creativas y prácticas de una persona”.

sternberg

La teoría de Sternberg define que existe una capacidad en la persona para elegir su comportamiento y esta capacidad está determinada por tres relaciones de la inteligencia:

• con nuestro propio mundo interno
• con la experiencia individual, única en cada persona
• con el contexto, ambiente específico en el que tenemos que actuar

Tanto Gardner como Sternberg concluyen sobre la importancia que representa aplicar en la educación la perspectiva de educar a los niños habiendo detectado la habilidad en la que se desarrollan mejor.

Por otro lado, la psicología humanística es una corriente que surge a finales de los años cincuenta y aún está vigente. Este enfoque coloca al ser humano y a su experiencia como el centro de interés.

• pretende llevar a la persona a su felicidad
• trabaja para superar la imagen determinista y mecanicista de la persona
• busca nuevas respuestas al sentido de la vida y a la plenitud
• se preocupa por ayudar a cada uno a alcanzar su potencial
• apuesta por el desarrollo del potencial humano, por las relaciones humanas, la comunicación, los sentimientos, las emociones, la creatividad para conseguir la autorrealización

psico humanistica

En este enfoque destaca Maslow (1908-1970) por su teoría de las jerarquías de las necesidades humanas. En la actualidad este enfoque ha evolucionado hacia lo que conocemos como psicología positiva, con exponente como Martin Seligman y Sonja Lyubomirsky entre otros.

En paralelo al desarrollo de nuevas corrientes, surge el concepto de la Inteligencia Emocional. Los primeros en acuñar el nombre de Inteligencia Emocional fueron John Mayer y Peter Salovey. Los padres del concepto de la Inteligencia Emocional querían desarrollar un test para poder medir, de forma científica, el área emocional de las personas. Su trabajo culminó en el MSCEIT (Mayor-Salovey-Caruso Emotional Intelligence Test).

salovey mayor

Sin embargo fue el psicólogo Daniel Goleman, con su bestseller Inteligencia Emocional el que consiguió difundir el concepto sacándolo del entorno puramente científico.

Goleman establece dos ámbitos de desarrollo de la Inteligencia Emocional. El ámbito intrapersonal, referido al autoconocimiento, cómo pensamos, cómo nos tratamos, qué sentimos. Y el ámbito interpersonal, referido a cómo nos relacionamos con los demás, qué percepción tenemos de la sociedad y qué actitud tenemos ante lo externo.

Dentro de estos dos ámbitos Goleman clasifica cinco competencias básicas:

competencias

 

goleman

 

Goleman define la Inteligencia Emocional como “la capacidad de reconocer, aceptar y canalizar nuestras emociones para dirigir nuestras conductas a objetivos deseados, lograrlos y compartirlos con los demás”.

(Información extraída de los apuntes del Curso Universitario de Experto en Inteligencia Emocional de la UNIR)