Regulación Emocional

Bienvenid@ al tercer taller, 

El siguiente paso para mejorar nuestra Inteligencia Emocional, después del Autoconocimiento y la Autoestima, es la Regulación emocional: capacidad de manejar las emociones de forma apropiada a cada situación, especialmente, cuando nos enfrentamos a una situación difícil o que nos causa dolor.

La regulación emocional implica la expresión adecuada de nuestras emociones. Además, supone el desarrollo de técnicas para gestionar la impulsividad, para afrontar la frustración, para prevenir estados emocionales negativos, para perseverar en el logro de nuestros objetivos a pesar de las dificultades… Así como para desarrollar la capacidad de autogenerarse y experimentar emociones positivas de forma voluntaria y consciente, y disfrutar de la vida.

Este módulo es el más largo de todos, consta de 8 horas repartidas en cuatro sesiones de 2 horas cada una. Es de gran utilidad, puesto que está plagado de estrategias y técnicas para mejorar en los siguientes aspectos: mente, cuerpo, comunicación y acción. Se recomienda haber realizado con anterioridad, como mínimo, el módulo sobre Autoconocimiento, y es muy aconsejable haber realizado también el de Autoestima, ya que estos dos módulos precedentes sirven de palanca para volcarse de lleno en la regulación emocional. Este módulo se ve complementado con el de Habilidades Sociales, donde se amplía todo lo relacionado con la comunicación y las relaciones.

A continuación tienes un power point, que puedes ampliar para leer con mayor comodidad, y en el que encontrarás toda la información sobre objetivos, contenidos y actividades del taller.

Las fechas, los horarios y el local han variado a día de hoy, si quieres más información sobre clases personalizadas para particulares o grupos reducidos previamente acordados, por favor, ponte en contacto conmigo a través del formulario de contacto. Gracias.

 “La habilidad de hacer una pausa y no actuar por el primer impulso se ha vuelto aprendizaje crucial en la vida diaria”, Daniel Goleman.
“Tú tiene el control sobre tus sentimientos, no lo pierdas. No se trata de no demostrar tu molestia, sino de hacerlo mesuradamente, sin después arrepentirte”, Napoleón Hill.