Mis lecturas

Resumen completo de «La Sombra del Viento» de Carlos Ruiz Zafón

By  | 

Carlos Ruiz Zafón es un escritor español nacido en 1964 y que murió recientemente, en junio de 2020. En sus inicios escribió algunos títulos de narrativa juvenil y fue en 2000 cuando se lanzó a la narrativa destinada a adultos con su novela La Sombra del Viento, la primera de una serie de cuatro libros. Este libro fue un éxito de ventas, llegando a quince millones de lectores en todo el mundo.

Los libros de la serie El Cementerio de los libros olvidados se compone de los siguientes títulos:

  • La sombra del viento
  • El juego del ángel
  • El prisionero del cielo
  • El laberinto de los espíritus

Resumen completo – La Sombra del viento

Daniel es un niño de trece años, huérfano de madre e hijo de un librero de Barcelona. Su padre lo lleva a El Cementerio de los libros olvidados, un especie de biblioteca que conserva ejemplares de todo tipo de libros, y le invita a elegir uno entre todos ellos. Daniel se ve tentado por «La sombra del viento» de un tal Julián Carax.

Lo lee por completo esa misma noche y se queda intrigado por saber más sobre el autor del libro. Desde ese día olvida la cara de su difunta madre. El señor Barceló le ofrece dinero por él, pero Daniel no quiere venderlo. Barceló tiene una hermosa sobrina ciega llamada Clara, diez años mayor que Daniel, que, por lo visto, ha leído a Julián Carax en el pasado y podría contarle algo más, así que va a visitarla.

Desde el primer día se enamora de ella y lleva su cruz en secreto, aunque todos a su alrededor son conscientes y lo miran con ternura, pero desaprobación.

Daniel descubre que Julián Carax era el hijo de un sombrerero, Antoni Fortuny, y una pianista francesa, Sophie Carax. Según le cuenta la portera del edificio donde un día vivió Carax, su padre le odiaba porque no era hijo de su sangre. La madre ya estaba embarazada cuando se casó con el sombrerero y, por lo visto, le pegaba muchas palizas a su mujer.

Daniel va creciendo y llega el día de su decimosexto cumpleaños, pero Clara no aparece a la cena que su padre había preparado. En su defecto, Bernarda, la niñera de Clara, le hace una visita fugaz para felicitarlo. Pero Daniel está muy contrariado. Sale de su casa y se topa con una especie de espectro que quiere el libro de Carax para quemarlo y que dice que si no se lo da, irá en su busca.

Entre sus pesquisas, Daniel va descubriendo que alguien hace años que quema todos los libros de Carax y quiere descubrir por qué. Supone que el espectro tiene algo que ver. Su ejemplar lo tiene Clara, porque Daniel se lo regaló como muestra de su amor, así que va en su busca, esa misma noche, con la idea de coger el libro y no volver a ver a Clara en su vida. Cuando llega a la casa de Clara, avanza, coge el libro y pilla infraganti a Clara con su profesor de música manteniendo relaciones sexuales. El profesor Neri le echa a golpes de la casa y Daniel, humillado, se va con la promesa de no volver jamás a ver a su primer amor.

Tiene un amigo llamado Tomás muy callado y centrado en ser inventor. Y este tiene una hermana llamada Bea, de la que Daniel se va enamorando poco a poco. Por ese entonces Daniel y su padre acogen en su casa a Fermín, un vagabunda, al que quieren reformar y convertirlo en su ayudante en la librería. Fermín dice haber sido agente secreto y hay un policía, un tal Fumero, que le quiere dar caza. Por los alrededores hay redadas y una mañana aparece el relojero en el suelo tirado vestido de faralaes y con una buena paliza en el lomo. Le habían atacado por su afición a vestirse de mujer y cantar.

Bernarda, que le tenía mucho cariño a Daniel, sigue pasando por la librería y Fermín comienza a cortejarla.

Daniel lleva el libro de vuelta al Cementerio de los libros olvidados para que Isaac, el que trabaja allí, lo guarde. Julian Carax había vivido un tiempo en París siendo pianista y allí escribió sus obras, que editaba Cabestany. Para este editor trabajaba la señorita Nuria Monfort, hija de Isaac, que por lo visto conoció a Carax e incluso estuvo hospedada en su casa de París.

Daniel va en busca de Nuria Monfort y ella le cuenta que vive sola, que su marido Miguel está en la cárcel y que no ha vuelto a saber nada sobre Carax.

Daniel y Fermín visitan al padre Fernando del colegio de San Gabriel y descubren que este cura formó parte del grupo de amigos de Carax, del que formaban parte Miguel, un chico de buena familia, con mucho dinero y muy buen amigo de Carax; Jorge Aldaya, hermano de Penélope Aldaya, hijo de un comerciante llamado Ricardo; el propio Fernando, que acabó de cura; Julián Carax que consiguió matricularse en este colegio porque el padre de Jorge vio algo especial en él y quiso sufragar sus estudios, y finalmente, había un quinto amigo, muy taciturno, llamado Fumero.

El tal Fumero, hoy día policía, fue introducido en el grupo por Carax, y Miguel desconfió de él desde el principio. Resultó ser un niño sin empatía y falto de emociones, que casi mata a Carax de un escopetazo porque supo que se veía a escondidas con Penélope, la hermana de Jorge, y la chica a la que él también amaba en secreto y de la que estaba obsesionado.

Julián Carax había conocido a Penélope en una visita a su amigo Jorge y desde entonces se veían a escondidas, con el beneplácito de Jacinta Coronado, el aya de Penélope, que era como su propia madre.

Daniel lleva a Bea a la antigua casa de los Aldaya, donde se acuestan juntos y donde descubren sombras indeseables del pasado.

Nuria Monfort aparece muerta y deja una carta para Julián en la que, por fin, confiesa su verdad. En la carta le cuenta que cuando viajó a París se enamoró de Julián, pero este seguía enamorado de Penélope. Julián y Penélope habían sido descubiertos y querían fugarse juntos. Sin embargo, Ricardo Aldaya no se lo permitiría a su hija. Cuando supo que había mantenido relaciones con Julián se enfadó muchísimo y la encerró en su habitación. Por lo visto ella y Julián eran hermanos. Ricardo había dejado embarazada a Sophie y era el padre biológico de Julián. Le había pedido que abortara, pero esta no había querido y se había casado con el sombrerero, que luego se descubre que no era tan malo como lo pintaba la portera, sino que quiso mucho a su mujer, pero ella no lo amaba, y que se desvivía por Julián y lo trató como a un hijo, aunque tenían caracteres y pasiones muy diferentes.

Penélope pasa su embarazo aislada y mortificada. Cuando da a luz sola sobrevienen las complicaciones y ambos, bebé y madre, mueren en el parto. Julián no lo sabe, él sigue en París esperando a que un día llegue Penélope y sigue escribiéndole cartas de amor durante diez años. Miguel y Nuria se encargan de mantener a su amigo protegido de la verdad. Nuria, a sabiendas de que Julián nunca la amará, decide casarse con Miguel, que ha perdido toda su herencia y malviven como pueden.

Ricardo Aldaya, en su lecho de muerte, le hace prometer a su hijo Jorge que matará a Carax. Jorge pasa diez años en Argentina y cuando vuelve habla con Fumero. El policía quiere matarlo pero, en vez de eso, le anima a matar a Julián, y le da una pistola trucada que le explotará en la cara cuando la accione. Jorge viaja a París se encara con Julián y muere al disparar el arma.

Julián vuelve a Barcelona como fugitivo de la ley, perseguido por el supuesto asesinato de Jorge, y llega decidido a encontrar a Penélope. Es entonces cuando descubre la tumba de Penélope y su hijo. Entra en cólera y sobre todo se odia a sí mismo, así que decide acabar con todas sus novelas. Provoca un incendio en la que arden todos sus libros y él mismo. Nuria lo vela en el hospital y a pesar de sus terribles quemaduras, que le dejan desfigurado, consigue sobrevivir y se hace pasar por Miguel. Miguel ha muerto a manos de la policía haciéndose pasar por Julián. Así que la mayoría cree que Julián esta muerto, solo Nuria y Fumero saben la verdad.

Julián se hará pasar por Miguel el resto de su vida y vivirá atormentado por su pasado. Él mismo es el espectro que creyó ver Daniel. Por lo visto ha estado vigilando a Daniel desde entonces y le ha cogido cariño, porque ve en él rasgos que se le parecen. Por ejemplo, Daniel también ama a una mujer que no puede tener, ya que el padre de Bea y Tomás, su hermano, se niegan. Bea estaba prometida ya y cuando su padre descubre que ha estado con otro hombre, aunque desconoce que es Daniel esa persona, entra en cólera, recordando un poco a la reacción de Ricardo Aldaya.

Bea desaparece y Daniel la busca en la mansión deshabitada de los Aldaya. Julián la está cuidando, ya que su vida corre peligro. Pero a Daniel le ha perseguido Fumero, que quiere matar a Carax. Llega el fatal desenlace. Fumero contra Julián, Bea y Daniel presencian la escena. Daniel recibe un balazo. Llega Palacios, otro policía, y detiene a Fumero, que es asesinado por Carax. Julián huye malherido. Bea, que está embarazada de Daniel, le cuida en el hospital. Daniel había sufrido muerte clínica pero revive. Al morir había recordado la cara de su difunta madre.

Y a partir de ahí la vida de los personajes da un vuelco a mejor. Daniel consigue el consentimiento del padre de Bea y se casan. Regentan la librería del padre de Daniel y han llamado a su hijo, Julián. Fermín y Bernada se han casado y tiene cuatro hijos. Los demás personajes que quedan vivos siguen con sus vidas. Incluso llega un nuevo libro que ha escrito Julián Carax. Daniel lleva a su hijo al Cementerio de los libros olvidados, tal y como un día hiciera su padre con él. Fin.

Lo que me ha gustado y lo que no me ha gustado

Es un libro que habla de un tema que me encanta que son los amores no correspondidos. Hay varios personajes de la novela que solo aman a una persona y que no pueden amar a quien les ama. Por ejemplo, Miguel ama a Nuria, pero ella ama a Julián. Julián no puede amar a Nuria porque ama a Penélope. Fumero ama a Penélope, pero ella ama a Julián. Y así sucesivamente. Por lo tanto, estamos ante una concepción unilateral del amor, que es poco realista, pero que aporta intensidad a la trama.

Me ha parecido un libro muy completo. Lo que más destaca desde el principio es la capacidad de Zafón para la ambientación. Sus descripciones son muy elaboradas, trasmiten emociones a flor de piel y te transportan a una Barcelona sumida en neblinas.

También me ha gustado la época en la que transcurre la novela, años 40 y 50, e idas y venidas a momentos de antes de la guerra civil o durante la misma. La elección de esta época le permite al autor la creación de situaciones verosímiles en las que los personajes ven truncadas sus ilusiones por motivos sociales, machistas o moralistas de aquella época.

Me ha encantado la capacidad del autor de jugar con el lector, repartiendo falsas pistas, desmintiendo falsas verdades o sorprendiendo con inesperados giros. Se nota que es una novela pensada al dedillo, ya que juega con lo que el lector sabe, con lo que los personajes cuentan, con las verdades y mentiras de sus parlamentos. Y lo consigue gracias a unos diálogos creíbles y bien construidos, así como el uso de varios puntos de vista. Entre los puntos de vista que utiliza está la visión de Daniel Sampere, la visión de Julian Carax, la visión de Nuria Monfort o el narrador omnisciente. Además, incorpora epístolas, fragmentos de novela y todo tipo de textos que enriquecen la narración.

Asimismo, los personajes están muy bien construidos y en muchas ocasiones se dan paralelismos entre las historias de unos y otros, que no son forzadas, sino que añaden intensidad a la acción.

Mezcla costumbrismo, misterio, suspense, investigación detectives con el mundo editorial. No me ha parecido tan fantasioso, más bien, juega con el lector a parecer fantasioso, pero el desenlace nos muestra una total verosimilitud y giros realistas, que nos hacen entender que esas fantasías fantasmagóricas, no eran más que imaginaciones de los personajes.

Me ha gustado el hecho de que en todo momento el lector sospecha de varios de los personajes que rodean al protagonista, no sabes quién es bueno y quien es malo y solo avanzando en la lectura vas descubriendo de quién podías fiarte, quien decía la verdad y quien estaba errado o mentía. Ese juego lo hace muy interesante.

No hay nada que no me haya gustado, en todo caso, he notado que hay partes de la historia que se repiten irremediablemente, porque varios personajes dan su punto de vista de un mismo hecho y, en ocasiones, la historia puede verse ralentizada con tantas descripciones y con detalles relativos a conversaciones cotidianas entre los personajes, que, sin embargo, ayudan a redondearlos aún más.

Elena Llorente

Soy escritora y profesora. Actualmente, escribo novela romántica y me gusta aportar RESEÑAS Y CRÍTICAS LITERARIAS sobre todo tipo de novelas. También me interesa mucho la INTELIGENCIA EMOCIONAL y en este blog encontrarás muchos artículos divulgativos sobre el tema😊 Por último, otro de mis proyectos es el de RESUMIR EL TEMARIO DE OPOSICIONES DE LENGUA Y LITERATURA, que tengo a la venta en este blog. 🤓👍 Temas resumidos y listos para estudiar que te ahorran tiempo y esfuerzo. Gracias por pasarte por el blog. Si puedo ayudarte en algo, escríbeme. Feliz día ❤️