pareja

Las redes sociales y las rupturas

By  | 

Este es un tema que hace unos 15 años no hubiese tenido absolutamente nada de relevancia, pero las cosas han cambiado considerablemente.

Hoy en día las redes sociales forman parte activa de la vida de más de tres mil millones de personas alrededor del mundo, lo que es una cifra impresionante tomando en cuenta que el total de la población mundial todavía no llega a los 8 mil millones, así que casi la mitad de las personas que hoy hacen vida en nuestro planeta tienen cuentas en las redes sociales.

Algunos las utilizan para conseguir clientes en sus negocios utilizando estas técnicas, mientras que otros las utilizan para propósitos netamente personales. Todos son válidos. El asunto es que las redes sociales, así como son herramientas muy poderosas tienen su lado dañino, aunque en realidad no son ellas, sino el uso que se les da a las mismas.

¿Has escuchado alguna vez a alguna persona diciendo que su relación se arruinó por culpa de las redes sociales? Esta es una excusa muy común, pero las relaciones no se pueden arruinar por culpa de una plataforma, sino por la manera en que nosotros la usamos. Estas son moldeables a los gustos y necesidades del usuario.

Piénsalo de esta manera, si las redes sociales fueran las que arruinaran las relaciones entonces todos los que hacemos usos de estas plataformas estaríamos solteros.

Sin embargo, hoy no nos centraremos en los peligros que pueden representar las redes sociales para las relaciones románticas, sino lo que ocurre luego de que la relación afectiva termina, pero aún queda esa ventana a la vida -y en algunos casos- a la intimidad de la otra persona.

Hace muchos años al terminar con alguien se pasaban las etapas del duelo de manera diferente a cómo se hace ahora, ya que las RRSS dan la oportunidad de rastrear los movimientos del otro, lo que fomenta el apego. Además, esto también va en contra de las indicaciones de muchos psicólogos quienes consideran que luego de terminada la relación romántica y mientras las heridas se mantienen frescas es preferible cortar el contacto.

Que lance la primera piedra la persona que luego de terminar no haya entrado en las cuentas de Facebook, Twitter, Instagram (u otras) de su pareja para ver lo que está haciendo, averiguar si está saliendo con alguien más, o simplemente para calmar un poco su necesidad de información de la otra persona porque le extraña.

Esto es algo muy común, pero cuando te dejas atrapar por ello corres el riesgo de que no puedas terminar de superar la relación.

Este texto no es para decirte que elimines a tu ex pareja de todas las redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea. No siempre se debe llegar a ese punto (a menos que se trate de una relación tóxica o violenta), además, lo prohibido siempre suele atraer más así que mejor esperaremos a que tú solo(a) te des cuenta de que lo preferible es que evites el contacto para poner sanar.

Lo que sí te daremos son algunas recomendaciones de uso de RRSS para que puedas superar la ruptura de la manera más saludable posible, estas son:

– Comentar sus publicaciones en las redes sociales. Esta opción está hecha para que las personas puedan interactuar y dar sus opiniones, pero cuando un ex hace esto lo percibimos como una necesidad de notoriedad.

A menos que hayan quedado en muy buenos términos y a ninguna de las dos partes le afecte este comportamiento, lo mejor es evitar aparecer en los comentarios. Sobre todo, cuando no se tiene nada bueno qué decir. Toma en cuenta que cada palabra que escribas te dejará en evidencia a ti antes que al otro.

– Investigar a las personas que comentan o reaccionan. Esto lo que logra es desgastarte y mantenerte atado a una situación de la que deberías estar trabajando para poderte liberar. Muchas personas luego de una ruptura amorosa tratan de indagar qué está ocurriendo en la vida del otro, lo que causa más dolor emocional.

Es preferible que ocupes tu mente en otras cosas más positivas y sanadoras para ti que en conocer a profundidad las personas con las que tu ex se está relacionando ahora.

Estas investigaciones que te hacen sentir como un agente del FBI de los corazones rotos no solo te carcomen emocionalmente, sino que pueden afectar incluso tu cordura debido a las múltiples teorías que puedes llegar a desarrollar, sin tener la oportunidad de corroborar ninguna en el momento.

– Lanzar indirectas. No necesitas utilizar tus cuentas en redes sociales para esto porque lo único que lograrás será lucir dolida ante los demás y puede que la persona a la que van dirigidas estas indirectas ni las mire.

Muchas personas también utilizan estas plataformas para aparentar máxima felicidad luego de sus rupturas para afectar al otro, pero esto también puede ser muy obvio (caso de Sheryl Rubio), así que en vez de buscar notoriedad es más recomendable evitar exponerte de esa forma. Recuerda que somos esclavos de lo que decimos (mostramos) y dueño de lo que callamos.

Activar las notificaciones de las publicaciones de tu ex. Cuando haces esto para no perderte ninguna publicación de tu ex te estás haciendo daño considerable porque ocupas tu mente en algo que negativo al pasearte incansablemente por una situación que te produce tristeza y un sinfín de otras emociones.

Evita ver sus publicaciones si esto te mantiene atado al pasado. En caso de que sea necesario ocultarlas, hazlo. Al principio será extremadamente difícil, pero poco a poco la adicción irá pasando y te sentirás mucho mejor y más libre. Por más imposible que parezca, sí puedes lograrlo y si no sabes cómo, apóyate en este reto de 60 días.

– Crearte una cuenta falsa para seguir sus pasos en la red. Esta es una de las peores cosas que puedes hacer porque consume demasiado de tu tiempo y energía que pudieras ocupar en otras cosas que sí serían edificantes para ti.

Quizá creas que acudir a esto es algo exagerado, pero te sorprendería saber la cantidad de personas que lo hacen. De hecho, según una de las últimas estimaciones de Facebook habían más de 80 millones de cuentas falsas en la plataforma, no decimos que todas pertenecen a ex dolidos, pero tampoco podemos ignorarlos.

Puede que estas recomendaciones te resulten algo difíciles, pero si te lo propones, tienes a determinación, tomas la decisión y sigues estas claves de Gananci, lo más probable es que tengas éxito y lo logres.

Soy Andrés Gananci, un emprendedor y aventurero apasionado de la vida. Fundé mi primer negocio online con tan sólo 17 años. 12 años después, sigo viajando por el mundo mientras trabajo desde casa. Editor de gananci.com También puedes encontrarme en Facebook y Gmail