Autoconocimiento

Cómo utilizar nuestro propio cuerpo como palanca emocional

By  | 

Nuestro cerebro asociado ciertas emociones a posturas concretas de nuestro cuerpo, así que se puede decir que si el cuerpo cambia también cambia la emoción. Te doy diferentes ejemplos de cómo la fisiología influye en tu estado de ánimo.

respiración

Nos limita: la respiración superficial, entrecortada, ya que se asocia con emociones desagradables, tales como ansiedad o enfado.

Nos potencia: la respiración profunda, ya que se asocia automáticamente con estados de seguridad y bienestar.

tono de voz

Nos limita: utilizar un tono de voz débil, agudo, sin resonancia, porque nos conecta con estados de tristeza y apatía.

Nos potencia: utilizar un tono de voz fuerte, grave y sonoro, ya que nos conecta con estados de confianza y alegría.

postura

Nos limita: una postura cerrada (brazos, manos y piernas hacia dentro), inclinada, tensa, defensiva, hombros hacia delante, ya que limita nuestra capacidad de comunicación y expansión, bloqueando nuestra energía.

Nos potencia: una postura abierta, erguida, relajada, amistosa, hombros atrás, ya que nos genera sensación de bienestar y confianza.

Actitud corporal y movimientos

Nos limita: la tensión muscular, escondernos o mantener la distancia física, no mirar el entorno, ya que nos conecta con sensaciones de inseguridad y tristeza.

Nos potencia: la relajación, amplitud, el contacto físico, ya que nos facilitan disfrutar del entorno y nos conectan con la confianza y la alegría.

expresión facial

Limita: la seriedad, la expresión de enfado, el nerviosismo y los ojos bajos.

Potencia: la sonrisa y levantar la mirada.


Haz la prueba…

Fundadora y editora de Emociones Básicas.