Pensamiento productivo

Cómo dejar de obsesionarse

By  | 

 

Si lo que quieres es despejar tu cabeza o evitar pensamientos negativos, si últimamente estás obsesionado y quieres salir de ese bucle, puedes utilizar esta técnica de pensamiento productivo.

La técnica de observar los pensamientos es muy parecido a la meditación o el mindfulness, se trata de observar los pensamientos que vienen a tu cabeza sin dejarse arrastrar por ellos. Es más fácil de lo que crees, solo hace falta la voluntad de observar sin juzgar. Puedes hacerlo en cualquier momento, pero preferiblemente escoge un ratito en el que estés solo y en silencio.

Todas tus preocupaciones pasan por tu mente y simplemente las dejas pasar, como si nada, como si no fueran dirigidas a ti, como si pudieras hacer oídos sordos… seguro que si pruebas una vez, te darás cuenta de que puedes hacerlo, puedes desviar tu atención y dejar de prestársela a esos pensamientos negativos que no te están aportando nada bueno.

Todos los pensamientos son transitorios y aunque persistan puedes evitarlos si dejas de prestarles atención. Si persistes, tarde o temprano desaparecerán.

En primer lugar, comprométete. Para ello racionaliza tu obsesión, si te das cuenta de que esa obsesión es absurda y no te aporta nada, si ves que pensar en eso (puede ser una enfermedad, un antiguo amor, un trauma, etc.) solo te dará problemas, si sabes que pensar en ello no te ayuda, sino que te estresa más y más, e incluso te lleva a ser más irascible o a reaccionar de maneras de las que luego te arrepientes… entonces decide que quieres que desaparezca esa obsesión de tu mente, cuando ya estés segura de que eso es lo que quieres, porque tienes motivos suficientes… comprométete a ser perseverante con esta técnica o con cualquier otra que se ajuste a tu personalidad.

En segundo lugar, empieza a desviar la atención cuando te venga esa obsesión. Te vendrán los pensamientos e imágenes, simplemente, obsérvalos pasar por tu mente, distánciate como si vieras una película, y permite que se alejen… no pueden estar eternamente ahí, los pensamientos flutúan, así que confía en que si no les prestas más atención, dejarán de influir en tu conducta.

Recuerda, deja que ese pensamiento negativo se exprese, pero no le prestes tu atención, no reacciones ante él, no le sigas, ni le argumentes, no juzgues… respira y desvía tu atención.

Fundadora y editora de Emociones Básicas.