Mindfulness

Trampas en las que puedes caer al practicar mindfulness

By  | 

Estas son algunas de las trampas en las que puedes caer si empiezas a practicar mindfulness o meditación. Toma nota y recuérdalas para poder modificar tu conducta en el momento justo y seguir extrayendo los beneficios de la práctica sin que te desanimes demasiado pronto o ni lo intentes:

1# no comprometerte en practicar

Es necesario entrenar y , por lo tanto, comprometerse diaria o semanalmente a tener un momento de mindfulness. Si lo haces de manera esporádica, no te dará resultados. Date por lo menos un mes de practica diaria o tres meses de práctica semanal y ya no podrás parar de hacer mindfulness, porque querrás ser consciente en todo momento. De hecho, ¿una vida no observada merece la pena ser vivida? Es decir, ¿merece la pena que vivas en automático los años que te quedan o es mejor empieces a tomar conciencia de tus acciones y dirijas el rumbo de tus decisiones?

Recuerda: no conseguirás resultados si no te comprometes.

practicar

2# restarle valor a lo que estás haciendo

A veces tendemos a pensar que esforzarse por meditar no vale la pena, lo intentas y piensas que no te sirve de nada. La verdad es que meditar solo te dará beneficios y resultados si te comprometes y lo incluyes en tus actividades diarias o semanales. Al cabo de un tiempo, empezarás a notar que respiras mejor, que eres más observador, que consigues frenarte en algunas situaciones en las que antes explotabas… los cambios no son de un día para otro ni definitivos. Como en todo, la práctica hace al maestro.

Recuerda: no “gastas” tu tiempo… lo inviertes para poder aprovecharlo.

3# Conceptualizar

No le busques la lógica a todo, pensar de manera racional no te permitirá conectar con tu espíritu con tu parte más sensible y sensitiva. La lógica parte del hemisferio izquierdo, mientras que la meditación parte del hemisferio derecho. Así que no quieras juzgar lo que estás haciendo, no le des vueltas, simplemente utiliza los 5 sentidos como te explicado en los anteriores vídeo-posts, ten constancia y cuéntame los resultados.

Recuerda: “saber” no es suficiente… necesitas practicar a diario.

4# distraerte

Si estás pracicando mindfulness y de repente empiezas a pensar en la lista de la compra o en alguno de tus problemas, entonces redirecciona tu atención hacia tus 5 sentidos: lo que veo, lo que toco, lo que siento, lo que escucho, lo que saboreo…

Distraerse es normal, no podemos estar eternamente conectados al presente, porque la mente también cumple sus funciones en nuestras vidas. Así que si estás practicando mindfulness y te das cuenta de que te has distraído, ¡alégrate! ya que puedes voler a concentrarte en los 5 sentidos porque ¡te has dado cuenta!

Recuerda: si te das cuenta de que te estás distrayendo, es que empiezas a tomar conciencia.

 5# ser impaciente

Como ya te he explicado, los cambios no son de un día para otro. Tendrás que empezar a tener tus momentos de mindfulness, al principio puede que caigas en alguna de las trampas, así que tendrás que ser perseverante. Cuando estés seguro de que ya le has cogido el tranquillo, podrás empezar a ver resultados.

Saber ser perseverante es la clave de todo en la vida, y la paciencia es muy importante en ese proceso. Todo llega si pones en ello tus energías de manera inteligente.

Recuerda: la exigencia te aleja… la paciencia y la amabilidad te acercan.

6# empacharte

Es mejor practicar un minuto al día, que darse 30 minutos de meditación y quedarse empachado. Si empiezas con un minuto al día, te será mucho más fácil hacerlo bien y no te desanimarás tan rápido. Si, por el contrario, intentas ponerte a meditar durante mucho tiempo, lo único que lograrás es ver inconvenientes, no te lo recomiendo para nada.

Es preferible empezar por un minuto, máximo, máximo 5 minutos. Y te aseguro que NO es necesario hacer 5 minutos al día para conseguir resultados, mucho menos hacer 30 minutos al día, es una jartá. 

Lo que puedes hacer cuando empieces a cogerle en tranquillo es hacer un minuto de mindfulness varias veces al día, eso sí te lo recomiendo al 100%.

Recuerda: los atracones no funcionan… mejor un minuto varias veces al día, que 30 minutos seguidos.

7# caer en el aburrimiento

A veces, probamos algo nuevo y caemos en el tedio. Perdemos el interés. Si te pasa eso es que no tienes claro tu objetivo. El minfulness te sirve para hacerte más consciente de tus actos, pensamientos y emociones, lo que te ayudará a hacer cambios en las áreas de tu vida que quieras mejorar.

Recuerda: ten claro tu objetivo y mantendrás la motivación.

8# juzgar(te)

“Lo estoy haciendo mal”, “no sirvo para esto”, “esto no es lo mío”, “no me sale”, “la gente que medita es hippy”, “meditar es una tontería”, etc. Ninguna de estas frases te van a ayudar. Desplaza los pensamientos negativos o positivos a un segundo plano. Simplemente aprende a concetrarte a través de las actividades propias del mindfulness.

Cuando te venga un pensamiento dite a ti mism@: “vaya, me acabo de distraer, vale, no pasa nada, ahora me voy a concetrar en usar uno de los 5 sentidos para seguir con la práctica”. Es tan fácil como eso…

Recuerda: juzgar te limita… abrirte y aceptar te potencia.

Fundadora y editora de Emociones Básicas.