Autoconocimiento

Constelaciones familiares

By  | 

Las constelaciones familiares son una herramienta de la psicología sistémica, cuyo fundador fue Anton Hellinger. Se basa en la idea de que nuestro presente depende de la acciones no solo de nuestros ascendientes más cercanos sino también de ancestros o, dicho de otro modo, de nuestra genética emocional. De ese modo las acciones incorrectas de nuestros antepasados pueden llegar a nosotros en forma de descompesaciones como enfermedades, pobreza, falta de trabajo, falta de pareja, familias desestructuradas, etc.

Collage 2016-08-13 10_31_05Para entenderlo, imagina que tu familia fueran los dedos de una mano. Si el dedo gordo desaparece, los demás dedos tienden a compensar esa pérdida de alguna forma. Así que el dedo índice se pone en la posición del dedo gordo, el corazón en la posición del dedo índice, el anular en la posición del corazón y el meñique en la posición del anular. Como resultado queda una mano totalmente agarrotada y sin posibilidades.

Si el dedo gordo aparece de nuevo y se coloca donde le toca todo vuelve a la normalidad, o visto de otro modo, si los demás dedos aceptan esa pérdida o desaparición y en vez de compensarla, la aceptan tal y como es, la mano vuelve a ser funcional también.

Es una manera sencilla de explicar en qué consisten las constelaciones familiares: poner la cosas y a las personas en el lugar que les corresponden. 

Para ello, existen algunos aspectos básicos que te relato a continuación:

1# honrar a los padres

reconciliarteLo primero que debes entender para sanarte es que hay que honrar a los propios padres sean como sean, te hayan podido dar lo que te hayan podido dar, sea bueno, malo o regular. Ellos te dieron la vida, que es lo más grande que tienes, solo por ello les debes un agradecimiento infinito. Gracias a ellos estás en este mundo.

Es importante que les honres por igual y que no elijas a uno por encima del otro. Es decir, que no tengas un preferido. Cada uno te ha aportado algo, el padre aporta la fuerza. La madre aporta la abundancia. Nada ni nadie es mejor o peor.

Si crees que tus padres no estuvieron a la altura, estás equivocado. Eres tú el que no es capaz de ver los esfuerzos que hicieron por ti, dentro de sus propias limitaciones como seres humanos.

Actúa desde el perdón, la aceptación y la compasión y estarás sanando tu posición en la familia.

2#respeta el orden establecido

arbolHay que entender que nosotros somos un eslabón dentro de un sistema genealógico, existe una jerarquía directamente relacionada al orden de llegada a este mundo. Todo tiene un orden. Tus padres están por encima de ti, tus abuelos están por encima de tus padres y así sucesivamente.

Eso se puede extrapolar a cualquier circunstancia vital. Por ejemplo, los hermanos o la pareja. Tu tienes un lugar entre tus hermanos. En las constelaciones familiares se tienen en cuenta como posiciones también los no nacidos por aborto o los hermanastros, todos ellos tienen su lugar en el sistema por orden cronológico. Una manera de sanar es tenerlos en cuenta a todos y respetarlos, aceptarlos y agradecerles que estuvieran allí en su momento, tener compasión de ellos y nunca reprocharles nada, ya que cada reproche que hagas a un hermano o antepasado es un peso que pones en tus propias espaldas.

Con la pareja sucede lo mismo, hay que reconocer de manera simbólica a cada una de las parejas anteriores de tu actual pareja (no es que les tengas que llamar por teléfono, solo estar en paz con esas personas). Hay que aceptar que no eres la primera, respetar que hubo alguien antes que tú, agradecerle a esas personas anteriores a ti que te hayan dejado su lugar, porque gracias a eso tú hoy puedes disfrutar del amor con tu pareja.

Por lo tanto es importante honrar a las personas que te antecedieron, sea cual sea el lugar que ocupes en la familia, en el trabajo, en la pareja, etc.

3# agradecer es aceptar y viceversa

Poema-para-agradecer-a-Dios-e1336956779358Ya debes haber adivinado que la clave de la sanación con esta herramienta es el autoconocimiento, por un lado, y la aceptación, por el otro. Ya que hay que reconocer lo que existe en ti mismo y en tu familia y seguidamente aceptarlo sea como sea. Sean un cáncer u otra enfermedad, sea la soledad de pareja, sea una familia desestrusturada, sea el mal carácter de alguien, sea una muerte, etc. Aceptar que eso ha ocurrido te libera de ello. Con la aceptación, te colocas en el lugar que te corresponde y entiendes que cada problema que surge en la vida te puede conceder un aprendizaje excepcional. Quédate con el aprendizaje para poder ver el lado positivo y asume la carga que te ha tocado vivir, porque según esta herramienta, todo lo que vives hoy en día depende de acciones del pasado, no solo tuyas, sino también de tus parientes y de todas aquellas personas con las que has compartido un vínculo afectivo, sexual o emocional.

La verdadera abundancia o el verdadero regalo que le puedes hacer a tus descendientes es ser una buena persona.

En el momento que aceptas las cargas que hay en tu vida, el siguiente paso es el agradecimiento. Parece raro agradecer una desdicha, pero has de saber que eso es lo que te ha tocado. No tiene nada que ver con lo que realmente te mereces. Simplemente te ha tocado vivir eso. Lo que tú te mereces es lo que vivirán tus descendientes, los que vendrán después de ti. 

4# amar verdaderamente

humanidadAmar verdaderamente no es amar a tus hijos, a tus padres, a tu familia, a tu pareja… Amar verdaderamente es amar a la humanidad. Tratar a los hijos de los demás como si fueran los tuyos. Eso es amar. Ser compasivo con todos los seres humanos sin excepción.

Para ello tienes que amar también a los corruptos, a los asesinos, a los injustos, a los malvados…. porque ellos también forman parte de la humanidad y son personas lastimadas, a las que les ha tocado vivir una desdicha que les persigue de generación en generación y les conduce a sus acciones. Si los aceptas y tienes compasión de ellos, podrás estar en paz con ellos. A eso se le llama perdonar.

Nadie es perfecto, todos tenemos algo que perdonarnos a nosotros mismos. Para poder perdonar a los demás, primero hay que poder perdonarse a uno mismo. Si puedes perdonar, puedes amar.

5# poner equilibrio entre el dar y el recibir

manos_sanadorasDar y recibir son acciones libres, nadie puede obligarte o forzarte a dar ni a recibir. Por eso mendigar afecto es tan contraproducente en las relaciones de pareja, por ejemplo.

Hay que partir de la idea de que somos seres completos y no necesitamos el reconocimiento de los demás. Nos basta con reconocernos a nosotros mismos. Primero ámate a ti mismo. Y cuando estés lleno de amor propio, compártelo de manera equilibrada.

Tú das un poquito de amor y el otro te da otro poquito y así vais armando un camino con un rastro equilibrado. Si tú de repente das una montaña de amor en vez de un granito, que es lo que estabas compartiendo previamente, la otra persona se ve obligada a darte otra montaña, para compensar, o a retirarse por dignidad al no poderte dar lo mismo que tú le das. Así que dar demasiado es forzar a que te devuelvan los mismo.

Si sientes la necesidad de dar mucho amor, dátelo a ti mismo. No quieras compartir humo con otra persona. Usa esa energía para hacer cosas por ti para equilibrar tu propio corazón.

6# ocupa tu lugar

Tú sabes cuál es tu lugar en tu familia, en tu trabajo y en tus relaciones. Simplemente ocupa tu lugar.


Collage 2015-08-25 09_36_53

Fundadora y editora de Emociones Básicas.