Autoestima

¿Cómo subir mi autoestima? primera parte

By  | 

Existen tres tipos de autoestima:

La autoestima alta se tiene cuando estamos satisfechos con nosotros mismos y somos capaces de responder a las situaciones que se nos presentan sin acobardarnos y defendiendo nuestros derechos de una manera asertiva, es decir, con respeto hacia uno mismo y hacia los demás.

La autoestima baja se tiene cuando no estamos satisfechos con nosotros mismos y tendemos a responder de forma escurridiza o a la defensiva ante las situaciones nuevas o que nos causan estrés.

La autoestima situacional es la que solemos tener las personas sanas, es aquella que dependiendo de la persona que tengas delante o de la situación que se te presente, variará de alta a baja. Lo típico de con tal persona soy capaz de hablar de forma respetuosa y cordial para defender mis derechos, pero con fulanito de tal me trabo o sale lo peor de mí…

Lo ideal sería tener la autoestima alta siempre, pero, relájate, nadie es perfecto, nadie tiene la autoestima alta todo el tiempo; sin embargo, sí hay mecanismos mentales que podemos usar a nuestro favor para ir mejorando esa autoestima y que las situaciones que nos estresan o no conseguimos controlar como quisiéramos, pasen a un grado cada vez más fácil de asistir.

cuando tenemos la autoestima alta…

1# desaparece la necesidad de reconocimiento

¿Nunca te ha pasado que estás tan feliz y tan a gusto que algo que, en situación normal, te ofendería, de repente, no te ofende para nada? Pongamos por caso que te acaba de tocar la lotería y además has acabado la carrera esa misma semana, estás super contento y deseando contárselo a tu familia, vas corriendo por la acera y, de repente, te chocas con un señor gruñón que te empieza a insultar… ¿te achantarías? ¿O te daría igual? ¿Serías capaz de sentir compasión por ese señor gruñón y le pedirías disculpas con una sonrisa en la cara? ¿O te dejarías contagiar de sus malas maneras? Probablemente si andas tan feliz, no puedas ponerte gruñón fácilmente. Y es porque estás satisfecho contigo mismo en ese preciso momento.

 


Pero vamos a entrar más en materia para que lo entiendas mejor…

la necesidad de reconocimiento desaparece si…

1# yo reconozco mis logros, me felicito por todo aquello que consigo

conseguido

Cuán importante es darse a uno mismo la ENHORABUENA. No esperes que venga de los demás, no esperes a ver qué cara te pone la gente, ¿qué sabe la gente lo que te has esforzado? ¿qué sabe la gente lo que has sentido? Sólo tú lo sabes, sólo tú puedes reconocerte el verdadero esfuerzo y sólo tú puedes animarte lo suficiente.

Si buscas la aprovación de los demás, les estás poniendo tu corazón en sus manos y eso puede ser muy peligroso, porque ellos quizás no son demasiado sensibles o empáticos y podrían dañarlo. Tu corazón es tuyo, no se lo des a nadie, ¿qué va a hacer nadie con un órgano vital tuyo? Mejor guárdalo bien en su sitio, dale tu cariño, expresa tu gratitud por cada cosa que consigues a su lado y expresa tu alegría por cada logro que consigues a su lado. Entonces podrás abrir la ventanita que hay en tu pecho para que tu corazón pueda ver e interactuar con lo que hay fuera, pero no lo saques y lo expongas a las inclemencias del tiempo, ya que su lugar está en tu pecho.

2# yo reconozco que me puedo equivocar y no siempre puedo ser el mejor ni hacerlo todo bien

frustracion-por-perder

Cuán importante es admitir y aceptar que no somos perfectos, que todo el mundo se equivoca y que TENEMOS DERECHO A EQUIVOCARNOS. Sólo cometiendo errores podremos descubrir el camino a seguir, solo cometiendo errores podemos darnos cuenta de lo que nos gusta y de lo que no nos gusta. La vida es muy larga, lo mejor siempre está por llegar y cada instante es un éxito, pues estás vivo, ¿qué más se puede pedir?

En el momento que aceptas las derrotas, puedes ponerte a pensar en cómo mejorar, cómo superar el bache o cómo llegar a lo que te propongas. Recuerda que no existen los fracasos, lo que existen son los resultados; entonces, ¿qué podrías haber hecho para obtener mejores resultados? Sólo existen dos respuestas: formarme más y aprender lo que todavía no sé y necesito saber o prescindir de algo que me obstaculiza para seguir mi sueño, soltarlo y avanzar.

3# Yo reconozco que tengo que darme oportunidades para conseguir mis sueños, si lo sigo intentando seguiré teniendo oportunidades

entender-sentimientos-hijos

Exacto. Si, por el contario, lo dejas de intentar, ya te habrás cerrado todas las puertas posibles, qué poco práctico, ¿no?

Siempre vuelve a intentarlo, pero no de manera vacía, piensa antes de volver a actuar para no pisar de nuevo la misma piedra. Reflexiona sobre lo que te hace falta (que ya te lo he dicho en el párrafo anterior). Y manos a la obra, persigue tu sueño, piensa en grande y actúa en pequeño. Es decir, organízate, Roma no se hizo en un día. ELABORA UN PLAN, decide qué es lo que quieres conseguir de forma concreta y haz una lista de los pasos que necesitas caminar para lograrlo, detállalos, ponte un horario, ponte un tope de tiempo para lograrlo y asume la responsabilidad de hacerlo. Busca un modelo a seguir, a quien puedas imitar o quien pueda darte un buen consejo y hazle caso. Actúa diferente, mantén tu objetivo.

Y si por un casual no lo logras, evalúa el esfuerzo y el tiempo que has invertido, pregúntate qué te ha faltado, acepta tus límites. Busca una nueva fórmula o piensa en un nuevo objetivo más acorde con tus capacidades. Pero siempre mira al futuro con ilusión.

Si quieres leer la segunda parte sobre ¿cómo subir mi autoestima?, pincha AQUÍ.


Collage 2015-08-25 09_36_53

 

Fundadora y editora de Emociones Básicas.