Habilidades sociales

La importancia de saber recibir críticas.

By  | 

Es muy importante aceptar que vamos a recibir críticas cada día. Vas con todo tu entusiasmo a enseñarle a tu heman@ la blusa que te has comprado y no le gusta. Haces una cena con toda la buena intención, poniendo todo tu amor, y según los comensales “no es la receta”, “el arroz está pasado”, etc. Le compras un regalo a tu hij@ con toda la ilusión y te dice que no lo quiere o no le gusta. Tu jefe llega de mal humor y te llama vago. Podríamos estar dando ejemplos de críticas que, cuando las recibimos, nos parecen injustas o las encajamos mal. Nos paso eso, porque todavía no hemos aceptado que recibir críticas es algo natural y el pan de cada día.

Asertividad

No vale la pena ofenderse o sentirse mal, podemos tomárnoslo con sentido del humor, si le damos una vuelta de hoja. O simplemente podemos prever lo que sucederá y decidir con quién queremos compartir ciertas cosas. No está de más buscar gente afín. Sin embargo, lo mejor es estar preparados para no ofendernos si las cosas no salen como nosotros queríamos.

Pasos a seguir ante una crítica ajena:

1. Escucha la crítica.

Siempre puedes aprender algo de lo que se mueve a tu alrededor. Quizás puedes convertirla en algo constructivo. Escucha con atención, porque solo así podrás sacar conclusiones a posteriori.

2. Relájate.

No hay motivos para que te hierba la sangre, recuerda que no son los demás los que deciden cómo te debes comportar, sino que eres tú mismo quién tiene la libertad para elegir cómo reaccionar en cada situación. Si la emoción emerge, déjala subir, ponte colorado, nota palpitaciones, aprieta los puños y los dientes, sube la ceja… o lo que sea que te ocurre cuando te enfadas. Y obsérvate antes de dar el salto. Si has conseguido observarte, ya puedes decidir sobre ti mism@, ya te has dado cuenta de cómo estás.

3. Recuerda tu objetivo.

¿Qué era lo que esperabas? ¿Que tu herman@ viera tu blusa nueva? ¿a ti te gusta? Pues OLÉ por ti. ¿Era compartir una agradable cena, que has hecho con todo tu cariño? ¿Lo vas a estropear ahora solo porque no les gusta el arroz? Ríete, si les quieres, comprenderás cómo son. ¿Era que tu hij@ fuera feliz con tu regalo? Cámbialo por algo para ti y que te quiten lo bailao. ¿Simplemente te ha llovido una crítica de la nada? Enhorabuena, no hay ni que discutir, te la sacudes de la chaqueta y sigues con tu gran día en potencia.

4. Empatiza.

Ponte en los zapatos de la persona que te ha criticado. A veces la gente va con sus problemas a cuestas, sus inseguridades, sus miedos, sus conflictos y no ven más allá. ¿Eres tú uno de ellos? ¿Quieres ir como un autómata pisando huevos o quieres caminar por la vida con cuidado?

 

5. Saca conclusiones.

¿La crítica que te han hecho es constructiva o destructiva? Si la crítica es verdadera, acepta tu parte de responsabilidad “es verdad que…”, “es posible que…”. Cuando la crítica es injusta, no está de más, igualmente, reconocer la opinión de la otra persona y, si procede, expresar la nuestra “puede que tu opines eso, pero desde mi punto de vista…”, “sí, tú dices que… pero yo creo que…” y luego cada uno a sus quehaceres.

Collage 2015-08-25 09_36_53

Fundadora y editora de Emociones Básicas.